• Inicio
  • Noticias
  • Inclusión en el Turismo: una aproximación a las barreras psicosociales percibidas por las personas adultas mayores

Inclusión en el Turismo: una aproximación a las barreras psicosociales percibidas por las personas adultas mayores

Resumen
La tendencia alcista de la población mundial de personas adultas mayores (PAM) y la evidente relación entre el proceso de envejecimiento y la adquisición de alguna limitación discapacidad, es una realidad que no se ha atendido lo suficiente, sobre todo en el sector turístico. Si bien, se ha reconocido la existencia de numerosas barreras que reducen la actividad de las PAM, personas de 60 años o más, en el turismo, no se ha profundizado en la caracterización de los obstáculos psicosociales. Por lo tanto, el presente artículo persigue, mediante un estudio de caso único, un acercamiento a las barreras estructurales que las PAM perciben dentro de la actividad turística, considerando que éstas se vinculan a la subjetividad del individuo, contemplando así, aspectos intra e interpersonales.
Palabras clave: barreras estructurales, barreras subjetivas, discapacidad, adultos mayores.
Envejecimiento y discapacidad
Pese al aumento de la población de las PAM en el mundo, que incluye una proyección de las Naciones Unidas (2017) para el año 2050, en la que los países estarán constituidos por cerca de un cuarto de su población de este grupo poblacional, los escenarios actuales demuestran una falta de atención hacia este grupo etario, sobre todo el turístico. Aunado a lo anterior, la Organización Mundial de la Salud (OMS), indica que más de mil millones de personas en todo el mundo padecen alguna discapacidad (15%) y, debido a su relación con la tendencia de envejecimiento se reconoce que las limitaciones se darán también en mayor proporción (OMS, 2011).
Lo anterior se resume en una población más propensa a adquirir alguna discapacidad, que según Millán (2010) incluyen deficiencias físicas, mentales, intelectuales y sensoriales; que se pueden presentar simultáneamente, de diversas formas y en cualquier momento de la vida, ya sea por lesiones físicas, enfermedades o como se ha dicho, por envejecimiento.
Entonces, los deterioros de las capacidades y la reducción de autonomía de las PAM están dictadas en gran medida por la edad, lo que repercute significativamente en el estilo de vida; si bien, los impactos negativos se presumen mayores, es evidente la oportunidad de mitigarlos a través de cuidados y atenciones especiales.
Barreras en el turismo: de la subjetividad a la estructura social
Las circunstancias sociales apuntan hacia la presencia de barreras en todo tipo de contextos, por lo que se busca la supresión de las mismas ya que impiden de diversas formas la movilidad, la comunicación, la manipulación o el conocimiento a cualquier persona (Alonso, 2007).
Entonces, considerando el entorno turístico, Crawford et al. (1991), determinaron que las barreras son intrapersonales, interpersonales y estructurales. Las primeras, implican estados y características psicológicas del individuo, las cuales interactúan con las preferencias de ocio, dentro de éstas se encuentran el nivel de estrés, ansiedad, depresión, actitudes, entre otras. Las segundas, son consecuencia de la interacción del individuo con otros o de la interacción entre características de éstos. Las últimas, son factores mediadores entre las preferencias de ocio y la participación, refiriéndose específicamente, Rocha y Cruz (2013), a limitaciones sociales y culturales que surgen como resultado de la prevalencia de varios factores ideológicos e institucionales, que impactan en todas las dimensiones de la vida humana. Si bien es evidente que las barreras están relacionadas entre sí, los autores propusieron que esta relación es jerárquica, por lo que en primer lugar se encuentran las intrapersonales; en segundo lugar las interpersonales y, finalmente, las barreras estructurales.
Metodología
Debido a la naturaleza compleja de las barreras y sus relaciones, y con la finalidad de observar de manera analítica y profunda las percepciones y experiencias que los individuos tienen en torno a la actividad turística, se elige una metodología cualitativa, concretamente, el estudio de caso único; a partir de entrevistas a profundidad, se persiguió la comprensión de las interacciones que se producen entre las restricciones estructurales, relacionales y personales propuestas por Crawford et al. (1991) que condicionan al individuo en sí y su participación en la actividad turística. El estudio se enfocó en Gonzalo, un hombre de 89 años de edad, arquitecto de formación, viajero y estudioso del turismo, que ligado al proceso de envejecimiento que está experimentando ha adquirido una discapacidad motriz, orillándolo al uso de silla de ruedas, los resultados se basan en sus experiencias.
Resultados y conclusiones
Las barreras intrapersonales del entrevistado se revelaron cada que se refiere a su discapacidad como la razón que lo ha atado a una silla de ruedas y le dificulta realizar las actividades del día a día, tanto que menciona “no puedo hacer las cosas sin la silla”. Además, adjudica como razón principal de falta de motivación y de energía a su limitación motriz “

Dejanos un Comentario