• Inicio
  • Noticias
  • Accesibilidad en áreas protegidas silvestres en Chile

Accesibilidad en áreas protegidas silvestres en Chile

En CONAF a través de alianzas públicas y privadas, estamos contribuyendo al fortalecimiento de políticas públicas de Salud, en beneficio de TODAS LAS PERSONAS, a través del contacto pleno con la naturaleza que contienen las áreas silvestres protegidas del Estado administradas por la Corporación Nacional Forestal"
De este modo, se refuerza el foco de CONAF respecto a la equidad social y la no discriminación social
en el ámbito de la recreación y educación ambiental accesibles, en las 102 unidades que conforman el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) distribuidas a lo largo del país, compuestas por: 40 parques nacionales, 46 reservas nacionales y 16 monumentos naturales, de las cuales, actualmente, 41 de estas áreas silvestres protegidas, ya cuentan con diferentes niveles de accesibilidad universal.
Por tales características y demandas del SNASPE, la Corporación Nacional Forestal emprendió durante los inicios del año 2000 el desafío de disponer de servicios accesibles, especialmente enfocados en el segmento de la población chilena y extranjera que presenta algún grado de discapacidad. Todo ello para el uso, disfrute, salud, conocimiento y valoración social del patrimonio natural y cultural que contienen las áreas silvestres protegidas de Chile.
En términos generales, se han desarrollado servicios accesibles como: senderos que conducen a baños con accesibilidad universal, lugares de picnic y camping, senderos para educación ambiental, miradores con vistas panorámicas a singulares paisajes, accesos a oficinas de atención de visitantes, accesos a centros de educación ambiental, cartografía viso-táctil para comunicar información para personas ciegas, audio guías en senderos, señalización en Braille y otros. A su vez, por la ENAUN, se continuará trabajando para mejorar la cobertura de áreas silvestres protegidas accesibles y consolidar los servicios. Esto último implica mejorar la diversidad de servicios accesibles por Área Silvestre Protegida.
A pesar de todos los avances que a la fecha hemos alcanzado, entendemos que el camino hacia la accesibilidad es largo, por eso hemos creado un espacio especial que entrega a los usuarios, información actualizada respecto a los diferentes niveles de accesibilidad alcanzados en cada una de las Áreas Silvestres Protegidas, información que podrán visualizar de manera clara a través del link www.conaf.cl
Uno de los elementos clave además de trabajar en la construcción de este nuevo enfoque con personas en situación de discapacidad y también con la tercera edad, riesgo social y condición de pobreza, es la contribución al fortalecimiento de las políticas públicas de salud para el beneficio de la ciudadanía chilena. Hay ejemplos mundiales, a partir de los estudios realizados en Japón a contar de la década de los años 80,
que demuestran que el contacto con la naturaleza ayuda a mejorar la salud. Así, un “baño de bosque” o Shinrin Yoku es considerado como una gran experiencia para mejorar la calidad de vida de las personas, lo que junto con permitir relajarse, sensibilizar nuestros sentidos y salir del estrés cotidiano, aporta a disminuir los riesgos de contraer enfermedades.
¿CÓMO SE GENERA LA IDEA DE INCLUSIÓN EN LAS ÁREAS SILVESTRES PROTEGIDAS?
La iniciativa de inclusión social en áreas silvestres protegidas del Estado surge del conocimiento de los guardaparques respecto a requerimientos de visitantes en situación de discapacidad y por experiencias personales de funcionarios de CONAF (con familiares en situación de discapacidad).
Producto de esos antecedentes, se pudo detectar la insatisfacción que presentaba el segmento de estas personas al visitar áreas silvestres protegidas, muchas veces sin poder acceder a contemplar importantes atractivos ecoturísticos naturales de dichas áreas y en ocasiones con gran esfuerzo y riesgo en la seguridad para lograr el acercamiento a los atractivos.
Otra de las innovaciones del equipo CONAF en relación a mejoras en la accesibilidad, es el uso del monociclo “Julieta”, silla que permite el acceso a la naturaleza a personas en situación de discapacidad y otros segmentos vulnerables de la población. Respecto a las opiniones de los usuarios, ellos coinciden en señalar que al recorrer el cerro, antes sólo lo contemplaban desde el valle, que luego de la experiencia generada a través de los senderos inclusivos, se producía en ellos una potente sensación de compañerismo y gratitud hacia quienes entregan su asistencia con el monociclo, confiesan que estas actividades mejoran la autoestima y la autoimagen, y contribuyen a la relajación y conexión con el entorno, valorando de manera diferente el viento, los olores, sonidos de las montañas, de los bosques y la fauna silvestre.

Dejanos un Comentario